VOLVER

 

Escultor, nace en 1949 en Bayonna, Francia

De 1965 a 1967 estudia en la Universidad de Cambridge, 1967 al 1968; Ravensbourne College of Fine Arte y de 1968 a 1971 en Maidstone College of Fine Arts de Kent, graduado con el Diploma de"Arts and Design Bachelor of Arts". En 1971 se traslada a Guadalajara, e ingresa a Artes Plásticas en la Universidad de Guadalajara.

Después de cursar estudios artísticos en Europa, cambia se residencia a Guadalajara donde continúa su preparación. Terminada ésta, viaja a Londres, donde comienza a trabajar en su taller de escultura. Recibe un beca por parte del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) otorgada a creadores intelectuales. Miembro del Sistema Nacional de Creadores, como creador artístico de 1993 a 1996. Su tendencia artística es abstracta y el material que utiliza es el metal.

Comienza a exponer en 1980, presentando en ese año una individual en la Casa de la Cultura Jalisciense y participando en una muestra colectiva en el Royal Academy, de Londres, Se han colgado sus obras en el Foro de Arte y Cultura y Galería Clave, en Guadalajara. En México D.F.: Centro Cultural Universitario, Galería OMR, Galería Zona, Galería de Arte Mexicano, Museo de Arte Moderno, Museo Universitario del Chopo, Museo de Arte Alvar y Carmen T. de Carrillo Gil. Expuso también en Barcelona, España.

Recibió un reconocimiento por parte del FONCA.

Ha realizado esculturas monumentales para el Centro Cultural de la U.N.A.M., en México D.F., Fundación Aceros Monterrey, Monterrey, N. L. y la Cámara de Comercio de Guadalajara, Jal.

ESTUDIOS

1965-67

General Certificate of Education, Cambridge, Inglaterra.

1968-71

Art and Design, Maidstone Colledge of Art, Londres, Inglaterra.

1973-74

Escuela de Artes Plásticas, Guadalajara, Jal., México.

EXPOSICIONES INDIVIDUALES ( SELECCIÓN)

1977

Casa de la Cultura Jaliciense, Guadalajara, Jal.

1982

Caixa de Pensiones, Barcelona, España.

1983

Galería Clave, Guadalajara, Jal.

1987

Galería OMR, México, D.F.

1994

Galería zona, México, D.F.

1996

Svoire Fer, Instituto José María Luis Mora, México, D.F.

1997

Galería de Arte Mexicano, México, D.F.

EXPOSICIONES COLECTIVAS (SELECCIÓN)

1985

Pieza monumental, Centro Cultural Universitario, UNAM, México, D.F.

1993

Solar Abierto Artistas del Siglo XX de Jalisco, Palacio de  Bellas Artes, México, D.F.

Rueda como Naturaleza, Instituto Cultural Cabañas, Guadalajara, Jal., y Museo del Palacio de Bellas Artes, México, D.F.

1994

Galería de Arte Mexicano, México, D.F.

1995

Galería Zona, México, D.F.

PREMIOS Y DISTINCIONES

1990-91

Beca. Sistema Nacional de Creadores de Arte, CNCA, México, D.F.

1991

Primer lugar de escultura. Salón de Octubre, Guadalajara, Jal.

1993

Sistema Nacional de Creadores de Arte, CCA, México, D.F.

1994

Sistema Nacional de Creadores de Arte, CNCA, México, D.F.

 

 

Paul Nevin:
la pureza de la forma

En un mundo cada vez más desolado por la estupidez y la desquiciante agitación de «nuestras» máquinas, Paul Nevin se dedica a hacer esculturas que son como buenos sólidos embajadores de lo concreto y tangible, de lo que nos nutre y vuelve habitables las inmensidades de la existencia.


El arte trasciende sus propios medios -sean éstos verbales, sonoros o visuales- buscando un orden capaz de conjurar una imagen portadora de la visión del artista; pero en su afán por alcanzar lo esencial y lo puro -lo poético- a menudo sucumbe al canto de sirena de la razón, confundiendo la lógica con la coherencia que exige el quehacer creador, donde sólo la intuición y la entrega sin reservas a la voluntad de ser de la obra en gestación dan resultado. Todos los realismos (incluyendo el llamado «arte geométrico», que es una especie de realismo de la ficción matemática) no son puros sino meramente impotentes. Pueden suscitar nuestra admiración por lo intrincado de sus estructuras formales pero nos dejan frustrados ante su negativa a toda participación emocional. En vez de abrir puertas y ventanas a nuestro deseo de vivir, lo encierran y atormentan en sus laberintos.

Ninguna grisura ideológica empaña las esculturas de Paul Nevin. Éstas son puras en el sentido más vital de la palabra. Con su aire de aparecidas más bien que de manufacturadas tienen algo de pánico de mediodía bajo un cielo abrasador. Sobrecogen con su lapidaridad cachonda.

Nevin nunca embellece; es explícito pero no elabora, y esta parquedad de volúmenes y contornos que conforman sus esculturas proyecta calladamente un gran espacio alrededor de ellas y produce en quien las contempla la deliciosa sensación de estar incluido en su círculo mágico, de ser participante y no mero espectador del arte, que de esta manera se vuelve un verdadero medio de comunicación. La obra se dirige a nosotros y a su vez absorbe nuestra reacción y respuesta, almacenándola luego en una imagen percibida cada vez con mayor claridad y riqueza conforme nos familiarizamos con ella [Roger Von Gunten].

Las esculturas de Paul Nevin no pretenden ser otra cosa que esculturas, materia que está en relación con el espacio, haciéndolo aparecer, obligándonos a verlo, a sentirlo. Después vemos que son construcciones en placa de fierro. Así de simple, así de complicado

Como todo verdadero artista, Paul Nevin nos enseña a ver la belleza que hay escondida en este material contemporáneo, usando la oxidación natural, restos de pintura, la huella distintiva del soplete y del arco eléctrico, algunas veces rayando, otras puliendo la superficie.

Paul crea un lenguaje dentro de un lenguaje donde la forma y el contenido son uno.
Todo lo anterior no es sino una descripción de los elementos obvios a la vista del espectador. La importancia de Paul Nevin como artista es su habilidad de lograr plena expresión de su sensibilidad usando estos elementos mínimos voluntariamente escogidos.

 

  En esta tarea, Paul Nevin ha logrado un estilo personal cargado de monumentalidad, que espero pronto pueda llevar su trabajo a la escala mayor que se merece

[Manuel Felguérez].