VOLVER

 

 

 

Ixca Farías Alvarez del Castillo
1873-1948


Nacido en Guadalajara, Jalisco

Especialidad: Pintura, música y museología

Realizó sus estudios en el Instituto de Arte de Chicago y más tarde en algunos talleres de Europa.

Juan Farías y Alvarez del Castillo. En su juventud viajó a los Estados Unidos y posteriormente vivió en Europa, a su regreso a Guadalajara inició su carrera artística a la vez que dio clases de pintura y dibujo. Creó con ayuda del Dr. Atl y de Jorge Enciso el Museo Regional de Guadalajara (Museo de Bellas Artes y Etnología) del que fue Director hasta su muerte. Es autor de los libros: "Biografías de Pintores Jaliscienses, (1882-1940)", "Artes populares" y "El Cultivo" de dibujo en la escuela primaria de Guadalajara.

Su actividad artística fue intensa ya que la vida bohemia de ese tiempo, así alentaba a todos sus compañeros entre los que se encontraban: José G. Zuno, Agustín Basave, Juan Antonio Córdova, Ramón Córdova, Amado de la Cueva, José María Lupercio, Enrique Díaz de León y los violinistas Luis Avitia y Alfredo Levy. Gran amigo también de Amado Nervo y de toda la intelectualidad de su época.

Dotado de un extraordinario ingenio se ganó el respeto y la admiración de sus contemporáneos, por su alegría y don de gentes conquistó el aprecio de todos quienes le conocieron de cerca; su larga trayectoria como maestro de pintura, dibujo, caligrafía y artes en una gran cantidad de escuelas, institutos y talleres de Guadalajara le permitieron estar en estrecho contacto con los jóvenes de esas épocas, lo que le dio una permanente jovialidad y optimismo

Fue un activo miembro del Ateneo Jalisciense, también de la Sociedad de Estudios Biológicos y de la Sociedad Cultural Jalisciense, de la Asociación de Pintores y Escultores Independientes, socio del Centro Bohemio de Guadalajara junto con Zuno, Xavier Guerrero y Carlos Sthal. Fue un dinámico animador y promotor de varias generaciones de artistas. Fue inspector de monumentos artísticos coloniales a partir de 1916. Ixca significa "cocedor de barro".

 

 

JUAN (IXCA) FARIAS Y ALVAREZ DEL CASTILLO

Primer museólogo jalisciense del siglo XX, Juan Farías y Álvarez del Castillo, nació en la ciudad de Guadalajara Jalisco, el 16 de Marzo de 1873.

Cambió su nombre por el de Ixca, que en lengua indígena quiere decir alfarero. Sus padres fueron Heraclio Farías y Elodia Orozco, y sus hermanos, Bertha, Hortensia, Héctor y Hugo. Creció en el seno de una familia de ceramistas, su padre formó parte de la Asociación de Clases Productoras y mantuvo durante años una fábrica y despacho de cerámica artística y utilitaria.

El trabajo de la artesanía le trasmitió al joven Ixca los colores que después plasmaría con maestría en su arte.
Estudió en el Art Institute de Chicago y después en París. Durante su estancia en Chicago, el Instituto de Artes era considerado como el centro artístico más importante de Estados Unidos, estaba integrado por un museo, biblioteca, escuelas profesionales de Bellas Artes, talleres y salas de conferencias. Esta institución también promovía la formación, conservación y exposición de colecciones de arte. Los viajes de Ixca Farías, tanto a Chicago como a Europa fueron muy importantes, y le dejaron una gran influencia, en su trabajo como artista, museólogo y promotor de la cultura en la capital de Jalisco.

A su regreso a Guadalajara se desempeño como profesor de dibujo y escritor. En 1916 comenzó a trabajar como inspector de monumentos artísticos, dándose a la tarea de concentrar en el antiguo Hospicio Cabañas, los objetos y pinturas que el estado guardaba como resultado de la puesta en vigor de las leyes de Reforma y de la desaparición de instituciones como las Galerías del Estado, el Liceo de Varones y el Museo Industrial. Para completar esa colección, viajó a la ciudad de México y con la ayuda del Doctor Atl seleccionó 105 cuadros que formaban parte de las colecciones de la Academia de San Carlos. Con esas valiosas obras de arte, fundó el 1º de noviembre de 1918, por disposición del general Manuel M. Diéguez, el Museo de Bellas Artes y Etnología donde actualmente se encuentra el Museo Regional de Guadalajara y del cual fue director hasta su muerte, ocurrida en 1948. En la fundación del Museo estuvo acompañado por Jorge Enciso y asistido por Severo Díaz Galindo, José María Arreola, Luis Rivera, Othón de Aguiñaga y Carmen Arce.

En 1929 logró fundar en el edificio del Museo, una Escuela de pintura al aire libre, cuyos gastos él costeaba en su totalidad, llegando incluso a regalar tela, pinceles y pigmentos al alumnado. Numerosos pintores que destacarían después, pasaron entonces por las manos del "hermano Ixca", como Jesús Guerrero Galván y Raúl Anguiano, entre otros. Esta escuela desaparece en 1948 con la muerte de su fundador. Entre tanto, Ixca Farías, organizó exposiciones de pintura y escultura, conferencias sobre música y literatura y conciertos, representaciones teatrales y exhibiciones de grupos coreográficos, convirtiendo al museo en el centro cultural más importante de Guadalajara. Muy conocidas fueron las famosas tertulias que casi a diario se celebraban a media mañana en los corredores del Museo, y que se conocían como el "club del Ovoide", al que acudieron desde el gigante amatlense "Tomasón" hasta el pintor José Clemente Orozco.

Por más de 30 años dio clases de pintura y caligrafía en múltiples establecimientos docentes, entre los que se encuentran; La Escuela Normal para Señoritas (1914); La Escuela Industrial y Comercial para Señoritas (1915); La Escuela de Artes y Oficios (1915); La Escuela de Pintura al Aire Libre (1929); La Academia Nocturna (1921); La American School (1924) y el Instituto Colón (1921). En su pintura incorporó las nuevas corrientes, simplicidad en la composición austeridad o brillantez en el color. Su amor por el servicio a los demás, la cultura y el arte lo convirtió en un activista comprometido de numerosas asociaciones benéficas, científicas y culturales como la Junta de Beneficencia Privada; La Comisión Científica Astronómica; El Ateneo Jalisciense; La Asociaciones de Pintores y Escultores Independientes; La Sociedad Cultural Jalisciense; El Centro Bohemio y de la Sociedad de Estudios Biológicos.
Es autor de los libros "Biografía de Pintores Jaliscienses, 1882-1940" "Artes Populares" (1938), y "El cultivo del dibujo en la Escuela Primaria de Guadalajara" (1923).