VOLVER



Acerca de Humberto López Trejo, “El brujo”.

 

El sobrenombre de El brujo, cuenta, le viene por consumir sustancias alucinógenas como la silosidina o la mezcalina, y de lo que ha logrado con la lectura del libro Las plantas de los dioses. “En realidad me gusta [el apodo]. No es como otros sobrenombres como ‘el Cacotas’ o ‘el Patotas’. Eso sí está feo”.

 

Nacido en Guadalajara en 1969, El brujo se maneja en la pintura de manera autodidacta desde hace quince años. Siempre viajando por la corriente figurativa.

 

En 1994 ingresó a la escuela de Artes Plásticas de la Universidad de Guadalajara, misma que abandonó casi al término de su carrera. “Decidí no terminar porque me sentí decepcionado. El nivel de una escuela que pertenece a una universidad debe ser mucho mayor, aparte están los problemas administrativos; se perdían las calificaciones, me daban credenciales sin sellos... son cosas que llevan a pensar que no te quieren ahí”.

 

Su obra ha sido expuesta en lugares como El Foro de Arte y Cultura, La Puerta 22, y el bar galería Les Fleurs du Mort. Sus cuadros han sido seleccionados en varias ocasiones por el Premio de Pintura José Atanasio Monroy. Recientemente participó en la obra colectiva Quiero ver sangre, que se montó en el Exconvento del Carmen, y en Colotlán.

 

 

Fuente: magazinemx.com http://www.buscajalisco.com/bj/articulos/articulos.php?art=1397