1921
El Muralismo mexicano
nació en los muros universitarios.
Como la universidad,
el arte público propone metas colectivas
y expresa un sentido social.

José Vasconcelos, secretario de Educación,
colocó al arte público en un lugar privilegiado del
“renacimiento” cultural posrevolucionario.

El primer encargo de arte público fue la decoración al temple del antiguo templo del
Excolegio jesuita de San Pedro y San Pablo trasformado en sala de discusiones libres,
estuvo a cargo de Roberto Montenegro y participaron
Jorge Enciso, Gabriel Fernández Ledesma y Xavier Guerrero.
Tambíen el Dr Atl pintó en el Anexo
.

El segundo proyecto, la experiencia artística de San Ildefonso (1921-1926)
se ha considerado como el momento de definición de los principios
que identifican al muralismo hacia las siguientes décadas


Hoy, cien años después... lean aquí el artículo de Avelina Lesper