VOLVER

NICOLÁS RODRÍGUEZ JUÁREZ  (1666-1734)

Nació en la Ciudad de México. Su primera producción pictórica aparece hacia 1690 con la obra el Profeta Elías. Parece ser que recibió el título de bachiller de teología en 1704 y después de esta fecha entró al sacerdocio. No obstante, se ordenó como tal hasta la muerte de su esposa en 1713.1 Uno de sus cuadros más relevantes es la Transfiguración de la cual aún no se determina su fecha, pero que probablemente provenga del final de su vida puesto que a la firma añade Clericus Presbiter lo que nos dice que para el tiempo de su realización ya era sacerdote. En esta obra, el artista ha trabajado singularmente la figura de Cristo, la cual es completamente blanca y parece en ocasiones que se transparenta. Podría decirse que el pintor recurrió a una solución fácil puesto que se basó en el texto de Mateo (XVII, 1-2): "y se transfiguró entre ellos; brilló su rostro como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz".2 No obstante, la realización de la figura, el manejo de los paños en sutil movimiento y el rostro de Cristo manifiestan la gran devoción del artista. No hay "ruido" en la configuración de las formas, no ha recurrido a movimientos insipientes y la obra se nos muestra aquí como un excelente conocimiento de los relatos bíblicos.


1. Ibid., Burke, "Antecedentes socioeconómicos", Pág.133.
2. Bargellini, Blanca, "Transfiguración" en Arte y Mística del Barroco, Pág. 60.

  Fuente:
Investigación y texto:
Gabriela de la O

----------------------------------

Miembro de una importante dinastía de pintores novohispanos, fue biznieto de Luis Juárez, nieto de José Juárez, hijo de Antonio Rodríguez y hermano de Antonio Rodríguez Juárez. Fue bautizado a principios del año 1667, por lo que cabe suponer que nació a finales del año anterior. Contrajo matrimonio en 1688 con Josefa Ruiz Guerra, originaria de Zacatecas, con quien procreó 11 hijos, de los cuales subsistieron muy pocos. Antes de terminar la primera década del siglo XVIII quedó viudo, después de lo cual decidió hacerse sacerdote. Y aunque ello no le impidió seguir pintando, dado que firmó varios cuadros como "clérigo presbítero", si es conveniente destacar que la pintura dejó de ser el oficio con que se ganaba la vida y, por consiguiente, quedó sin la posibilidad de tener tienda abierta al público, y mucho menos, un taller con aprendices y oficiales a su servicio. Ello explica, de paso, la calidad tan diferente entre las obras de su primera etapa, y las que firmó en fases más avanzadas, menos cuidadas y de factura más débil. Su primera obra firmada, en el año 1690, es el Profeta Elías. Fue buen retratista y participó en la ejecución de arcos triunfales para la entrada de varios arzobispos. Murió en julio de 1734 y fue enterrado en el templo de San Agustín de la ciudad de México, donde su familia poseía un sepulcro.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Nicolás Rodríguez Juárez 5 nació en la ciudad de México en 1667. Se iniciaría en el oficio en el taller de su padre, Antonio Rodríguez. En diciembre de 1687 ya era maestro pintor y al año siguiente contrajo matrimonio con Doña Josefa Ruiz Guerra. Tuvieron una hija, María, que se casó en 1721 con Don Miguel de Contreras Villegas.

  En 1690 realizó un lienzo del Profeta Isaías para la Iglesia de la Profesa, en la capital del Virreinato. Del mismo año es una Santa Gertrudis conservada en la Pinacoteca Virreinal. Pinta una Transverberación de Santa Teresa con dos ángeles6 (Museo Nacional del Virreinato, Tepotzotlán, México) en 1692, año en que fue nom- brado «veedor del arte de la pintura». Dos arios después firma una Epifanía pintada para el Colegio del Estado de Guanajuato. De 1695 es un gran lienzo alegórico pin- tado para la Iglesia del Carmen de Celaya, en el que se representa a la Virgen María sobre un carro triunfal que avanza, arrastrado por los Doctores de la Iglesia, hacia un circo de triunfo custodiado por santos carmelitas. Ese mismo año pintó un retra- to del Marqués de Santa Cruz a la edad de cuatro años. En 1699 hizo la tasación de los cuadros que fueron del difunto Don Francisco Antonio Morantes Guerrero.

Su última etapa parece haber estado marcada por un profundo fervor religioso. Fue ordenado sacerdote tras la muerte de su esposa, en una fecha que unos sitúan en 1699 y otros en 17137. A partir de entonces comenzó a firmar sus cuadros añadien- do la palabra «presbítero». Según González Franco, Nicolás Rodríguez Juárez habría recibido el título de bachiller en Teología en 1704.

En esta última etapa destierra las tonalidades oscuras y opta por una pintura más luminosa y suave. A ella pertenece un lienzo de la Huida a Egipto fechado en 1713 (Museo de Colorado Springs, EE.UU.); un Retrato del Rey Don Felipe V de las Españas sin fecha conservado en la Catedral de México, y un lienzo en el que aparecen Jesús, la Virgen María y los Santos José, Ana y Joaquín, con San Juan de Dios y San Lázaro, fechado en 1722 (Museo Regional, Querétaro). Ese mismo año estudió con detenimiento la imagen impresa en la tilma milagrosa custodiada en la Basílica de la Virgen de Guadalupe. En la inspección participaron también su her- mano Juan y el pintor Antonio de Torres.

En 1722 tasó Nicolás los cuadros del difunto Don Domingo de Cuevas y Sandoval. En 1723 realizó algunos dibujos para lienzos. Para las fiestas celebradas en 1732, con motivo de la reconquista de Orán, diseñó el carro triunfal de los cere- ros, confiteros y tintoreros. En 1733 pintó la Virgen de San Cayetano de Thieme para la Capilla de Medina Picazo sita en la Iglesia de Regina Coeli de la ciudad de México. De su pincel es también una Virgen Dolorosa elaborada en esos años (Davenport Museum of Art, Davenport, Iowa, EE.UU.). Falleció el 10 de julio de 1734 en su casa de la calle Amor de Dios, recibiendo sepultura en la Iglesia de San Agustín de México.

De alto contenido teológico es la Inmaculada9firmada por el pintor que se con- serva en la Catedral de México. Una composición cercana a las de las representa- ciones de gran formato de la Virgen de Guadalupe, con inclusión de escenas mila- grosas, se observa en el lienzo de San Nicolás de Bari de la Catedral de San Luis de Potosí

Rafael Domínguez Casas