VOLVER

ver aqui la lista de exposiciones tomada del libro escrito por Olivia Zúñiga en 1963

Nace en Danzig, Alemania, en el año de 1915  y muere en la ciudad de México, D.F., en 1990
Werner Mathías Goeritz Brunner cursa estudios de medicina en la Universidad de Berlín, pero éstos sólo duran un año. Las inquietudes del joven estudiante son de índole estética por lo que cursa en la Escuela de Artes y Oficios de Berlín Charlottenburg y Filosofia e Historia de Arte con la cual se doctora. Viaja por Francia, Suiza, Checoslovaquia, Polonia, Austria e Italia, entre otros países. En 1941 llega a España y de ahí se traslada a Africa del Norte, al año siguiente se casa con Marianne Gast, escritora y compañera suya durante más de quince años. En España sigue su trabajo artístico al lado de importantes artistas de la vanguardia. Imparte conferencias y funda la conocida Escuela de Altamira. En Guadalajara el arquitecto Díaz Morales funda en 1949 la Escuela de Arquitectura e invita a Goeritz para que venga a México a impartir cátedra.

Radica en Guadalajara y posteriormente, en 1952, se le encarga la construcción de un edificio en la ciudad de México y otros proyectos que forman parte, hoy día, del paisaje urbano. Construye el memorable Museo Experimental "El Eco" que inaugura con la participación de destacados artistas y un inolvidable manifiesto que, entre otras cosas expresa: El arte en general, y naturalmente también la arquitectura es un reflejo del estado espiritual del hombre en su tiempo. (MCB)

Goeritz, Mathias (1915-1990).
-----------------------------
Arquitecto, escultor, pintor, poeta e historiador del arte de origen
alemán afincado en México, considerado como el impulsor de la
'arquitectura emocional', y uno de los protagonistas de la
modernización plástica mexicana.
Nació en Danzig (actual Gdañsk) y pasó su infancia y juventud en
Berlín, donde realizó estudios de pintura, historia del arte y
filosofía.
Tras la implantación del nacionalsocialismo, en 1936 abandona
Alemania, e inicia un viaje por Europa y el norte de África.
La pintura de su primera etapa está marcada por la guerra y en ella se
acusa la influencia de los grupos expresionistas alemanes Die Brücke y
Der Blaue Reiter.
En 1941 viaja por Marruecos y en 1946 expone en Madrid junto con Miró,
Ángel Ferrant y otros artistas vanguardistas.
En 1949 crea la Escuela de Altamira, en Santillana del Mar
(Santander); su estilo evoluciona entonces hacia la abstracción,
marcada por su relación con Miró y las pinturas rupestres de Altamira.
Después de tres años, y al no renovársele el permiso de residencia,
marcha a México, donde es contratado como profesor de historia del
arte por la Escuela de Arquitectura de Guadalajara. En esta
universidad crea un taller de diseño en el que difunde las enseñanzas
de la Bauhaus.
Pasados cinco años, es contratado por la Universidad Nacional Autónoma
de México para dirigir un Taller de Educación Visual, y más tarde la
Universidad Iberoamericana le encomienda la creación de la Escuela de
Artes Plásticas. Desde entonces su influencia fue notable en la
plástica contemporánea.
México se abría a la modernidad y gracias a él se exponía por primera
vez la obra de Paul Klee y Henry Moore. Es ahora cuando Goeritz
alterna la pintura con la escultura, que se convierte en el fundamento
de su creación. En este campo evoluciona desde el expresionismo a la
abstracción (La mujer de cinco caras, 1950; Animales heridos, 1951; La
serpiente, 1953).
A partir de la creación del Museo Experimental El Eco (México D.F.,
1953), desarrolla lo que llama la 'arquitectura emocional', que se
caracteriza por la utilización de un diseño limpio y la construcción
de torres, en las que prima el sentido escultórico sobre el funcional
(Torres sin función en la Ciudad Satélite de México D.F., 1957-1958).
Para los Juegos Olímpicos de 1968 levantó La Osa Mayor (conjunto de
columnas-torres de hormigón frente al Palacio de los Deportes) y
dirigió la Ruta de la Amistad (especie de museo de escultura al aire
libre que, a lo largo de 17 kilómetros, muestra la obra de 16 artistas
internacionales). En los años que preceden a las olimpiadas y en
colaboración con el arquitecto Luis Barragán, realiza una serie de
ambientes luminosos con vitrales (catedrales de México D.F. y
Cuernavaca, iglesias de San Lorenzo en México y de Santiago de
Tlatelolco); también colabora con el arquitecto Ricardo Legorreta en
las Torres de Automex (1963) y los murales del hotel Camino Real
(1968).
En 1975 funda el grupo Cadigoguse con Germán Cabrera, J. L. Díaz,
Sebastián y Ángela Gurría, con los que lleva a cabo cinco plazas
escultóricas en Villahermosa.
Con la intención de integrar el arte y la naturaleza participa en otro
proyecto colectivo: el espacio escultórico de la UNAM (1979, cerca de
la pirámide de Cuicuilco); aquí contó con la colaboración de los
escultores: Hersúa, Sebastián, Escobedo, Felguérez y Silva. A esta
obra seguirían también en la ciudad de México, los Prismas incrustados
(parque de Chapultepec) y la Corona de Bambi (1979, Centro Cultural
Universitario), en la que consigue además ilusiones ópticas.
De toda su obra arquitectónica quizás la más compleja e interesante,
como califica el propio artista, sea El laberinto (1980, Centro
Comunitario Alejandro y Lily Saltiel de Jerusalén), edificio carente
de ventanas, de gran fortaleza y cuya luz se introduce a través de
amplias terrazas.
Si en pintura está influenciado por el expresionismo alemán, en
escultura y arquitectura desarrolla un estilo marcado por la pureza de
diseño y la integración plástica espacial, como medio de elevar el
nivel espiritual de la sociedad.
Murió en 1990 en la ciudad de México.