VOLVER 

     

 

1930-1993

 

Nace en Guadalajara, Jalisco,  es pintor y muralista

Gabriel Flores se inició en las artes desde pequeño, a los 17 años ingresa con el maestro José Vizcarra y posteriormente con el Dr. Rubén Mora Gálvez, Mario Medina y el maestro Jorge Martínez; más tarde en la Escuela de Bellas Artes de Jalisco de 1948 a 1950. Aunque curiosamente alguna vez expresó: " no estudié mucho, soy algo autodidacta".

Pese a abandonar una vez su vocación retornó a sus estudios con mayor ímpetu y decisión; pronto se integra al Frente Artístico Neo Realista con Guillermo Chávez Vega e Ignacio Martínez. Radica en México, D. F. (1952-56) donde conoció y colaboró con Siqueiros y con el maestro O«Gorman, realizando murales. Ocasionalmente realizó obras de caballete. En 1956 retorna a Guadalajara, abandonando la docencia para dedicarse exclusivamente a la creación plástica. Realiza su obra pública para el Estado entre los años de 1956 a 1971 y más tarde para la Universidad de Guadalajara de 1972 a 1992.

Exposiciones

En 1951 en la Biblioteca Franklin de Guadalajara. Expone en la Galería del Teatro Degollado (1955); Galería del Centro Cultural de la Universidad de Guadalajara (1984); Galería Municipal Torres Bodet, Guadalajara, Jal. (1980-81-82-85); Galería de Arte Moderno, Guadalajara, Jal. (1989); En 1989 en el Museo Regional de Guadalajara, Exposición retrospectiva con 200 obras. Murales en Guadalajara: Teatro Experimental de Jalisco, Casa de la Cultura de Jalisco, Palacio Municipal, Universidad de Guadalajara. (varias sedes).

Premios

En 1950 recibe el primer premio Escuela de Artes y Letras de la U. de G. En el año de 1975 recibe del Gobierno de Jalisco, la medalla de las Artes Plásticas. Es honrado una vez más al entregársele la medalla Cuitzmala en 1988. Siete años más tarde, la Cámara de Comercio de Guadalajara le otorga un reconocimiento por la importante labor realizada dentro de la plástica en el Estado de Jalisco.

Elaboró destacados murales como: "La Gesta Heroica de 1847", Castillo de Chapultepec, compartiendo espacios con Orozco, Siqueiros y O«Gorman y el Hospital Civil de Guadalajara.

" Amo al Quijote hasta por sus fracasos. Lo amo en su idealismo por que él puede salvar a la raza humana. Siento que, el Quijote está emparentado con Cristo y con el "Che Guevara.", "No ambiciono mucho; tengo lo que a mí me gusta, sobre todo mi libertad " (1986).

uno de los mas importantes pintores del estado, desaparecido ya, físicamente, pero todavía presente a través de sus murales, cuyo valor artístico les ha valido ocupar sitios de privilegio.
Gabriel Flores murió, víctima de cáncer, el 14 de diciembre de 1993; sin embargo, la virtud personalísima de su estilo cáustico y punzante y, a la vez, conmovedoramente esperanzador, mantiene esa cualidad de vigencia inmune al paso del tiempo, característica definitoria de las grandes obras de arte, presente en cada una de sus obras plásticas.
Nacido en Guadalajara, el 8 de febrero de 1930 y, aun cuando la muerte, inoportunamente temprana lo sorprendió en plena madurez artística en la mitad de la vida, Gabriel Flores, pintor totalmente entregado al oficio, utilizando con maestría excepcional toda la gama de técnicas pictóricas, produjo una extensa obra de murales, dibujos, grabados y trabajos de caballete.
Su obra ha sido expuesta en varias ocasiones en diferentes ciudades de Estados Unidos, en España, Bulgaria, Hungría, Venezuela y Centroamérica. En 1962 su trabajo mereció el Premio Jalisco de Pintura y en 1971 ganó el Premio Internacional de Pintura, celebrado en la antigua Unión Soviética con motivo del aniversario del natalicio de Lenin. El ayuntamiento de Guadalajara, lo nombró Hijo Predilecto de la ciudad.
Hombre de una inteligente sencillez, libre y auténtico, Gabriel Flores se mantuvo siempre conscientemente apartado de los reflectores y, desentendiéndose de su propia promoción, prefirió vivir comprometido sólo consigo mismo y con las exigencias de la creación artística. Los que tuvimos el privilegio de conocerlo, podemos recordarlo también por su bonhomia, pero yo los invito, mejor, a apreciar su talento artístico haciendo un recorrido por algunos de sus murales.
En Guadalajara, el mural referente a la fundación de la ciudad, en la escalinata principal del Palacio Municipal; Maternidad, en el Hospital Adolfo López Mateos; el bellísimo mural La Guerra y la Paz propiedad de Banca Promex; dos piezas muralísticas en el DIF; La Historia del Teatro, en el Teatro Experimental de Jalisco; el impresionante mural El Parnaso Jalisciense, pintado sobre la cúpula de la Biblioteca del Estado y otro mas, La Imprenta en México, en el portal del mismo inmueble; La Historia del Maíz en la Casa de las Artesanías, el del Auditorio Salvador Allende, en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Guadalajara; otro ubicado en la Casa Vallarta, de la U de G y dos murales más en el Edificio de la FEG; para terminar con lo que en opinión misma de Gabriel Flores, es uno de sus más importantes murales, el del Hospital Civil, consistente en siete cúpulas y cuatro paneles describiendo la Historia de la Medicina en México, e ilustrando la obra de Fray Antonio Alcalde.
La Historia del Tequila, en la ciudad del mismo nombre; Pedro Moreno el mural en la preparatoria de Lagos de Moreno, Los Niños Héroes, importantísimo mural en la cúpula principal del Castillo de Chapultepec, sin duda el edificio de mayor valor histórico en el país; uno de mis preferidos, y relativo también al que fuera uno de los iconos favoritos de Gabriel Flores, el del Quijote, en la ciudad de Guanajuato; y Alegorías de la Justicia I y II , para la Procuraduría General de la República en México, D.F.

Gabriel Flores estará pescando, seguramente, carpas o truchas, disfrutando de la soledad de algún manglar alejado, o experimentando, quizá, con nuevas tonalidades descubiertas en desconocidas mareas e incorporadas pronta y festivamente a su paleta; nosotros, afortunadamente, podemos recordarlo a placer recorriendo su magnífica obra.

Ruben Cham